Política · 15 de Mayo de 2015. 13:00h.

El Astérix del Baix Llobregat

Salvador Esteve ha sido alcalde de Martorell, feudo de CiU, durante 24 años

El Astérix del Baix Llobregat

Salvador Esteve, cuando recibió un premio de manos del conseller de Justícia

La gente no lo sabe, pero cuando Salvador Esteve volvió a ganar la alcaldía de Martorell (Barcelona) en 2007 le llamó Artur Mas y le dijo: "Salvador, no me ves pero estoy de rodillas". Esteve, en efecto, había pasado directamente de la oposición a la mayoría absoluta en aquellas elecciones municipales. Entonces CiU todavía hacía la travesía del desierto con el tripartito en la Generalitat.

Durante muchos años, Martorell fue para los convergentes como aquella aldea de la Galia rodeado de cuatro campamentos romanos: Petibonum, Laudanum, Babaorum y Aquarium. Aunque Salvador Esteve, por constitución física, se parece más Obélix que al raquítico Astérix. Los romanos, donde por supuesto, eran los socialistas.

La animadversión entre convergentes y socialistas llegó a su clímax con la LOAPA y el caso Banca Catalana -si no que le pregunten a Raimon Obiols- aunque los hechos han demostrado finalmente que no todo fue como parecía.

Pero Salvador Esteve Figueras (Martorell 1945), que ahora se retira de la primera línia de la política, consiguió que este municipio fuera el feudo electoral de CiU no sólo en la comarca del Baix Llobregat, sino en toda el área metropolitana de Barcelona, entonces terreno electoral del PSC y de ICV.

En efecto, fue alcalde ininterrumpidamente entre 1987 y 2003 -y diputado tres legislaturas: 1992, 1995 y 1999- hasta que le desbancó un tripartito en las elecciones municipales de 2003. Perdió la alcaldía por sólo seis votos.

CiU ganó entonces las elecciones con ocho concejales mientras que el PSC logró siete, pero pactó con ERC e ICV y constituyeron un gobierno tripartito. La Ley de Hondt, sin embargo, es caprichosa. Con estos seis votos, la federación hubiera conseguido nueve concejales y el PSC sólo seis. Por tanto, hubieran mantenido la alcaldía.

Como dijo el propio Salvador Esteve en la conferencia que pronunció, a modo de despedida, en la Escuela Industrial el pasado 30 de marzo: "cuando abrieron el ayuntamiento democrático yo ya estaba". Pero las primeras elecciones, como en otros municipios, las ganó el PSC.

El primer alcalde socialista, Martí Flores, del sector catalanista, fue relevado por un hombre más de la confianza de la calle Nicaragua, César López Vera, aunque ni siquiera vivía en el municipio. Para Martorell aún circulan anécdotas de él circulando en dirección contraria por alguna calle. Como explicó un día un dirigente socialista a e-notícies: "en media hora cambió la historia del PSC en Martorell" en alusión a cuando optaron por un nuevo candidato en vez de mantener el que ya tentían.

Pero en vez de tirar la toalla, Salvador Esteve continuó picando piedra como jefe de la oposición. La verdad es que el tripartito se lo puso fácil porque las primeras desavenencias entre el PSC y ERC surgieron pronto. En las siguientes elecciones, Esteve preparó minuciosamente la campaña e hizo el puerta a puerta en un municipio de más de 28.000 habitantes.

En agradecimiento a su trayectoria, CiU lo eligió para presidir primero la Asociación de Municipios de Catalunya (2007-2011) y, posteriormente, la Diputación de Barcelona cuando la fuerza municipal de la federación les permitió, en las últimas elecciones municipales, desbancar al PSC que había gobernado siempre esta institución.

El retrato de Salvador Esteve Figueras (Martorell) ocupará ahora un espacio en la planta sótano del edifico junto a José Montilla y Celestino Corbacho, pero también Enric Prat de la Riba, considerado el padre del catalanismo moderno.

El secreto para el único concejal de ERC del municipio, Adolf Bargués, que repite de candidato en las elecciones municipales, es que "pujolea". "Los fines de semana hace como el ex president Pujol”, ha añadido.

A Esteve, efectivamente, no es difícil verlo los domingos por la tarde paseando por el casco urbano con su mujer, Mercedes Balaguer, que hizo de voluntaria en el proceso participativo del 9N, siempre que las actividades oficiales se lo permiten.

Bargués considera también que Salvador Esteve es un "culo di ferro” aquella expresión que utilizaron para explicar la larga carrera política del comunista italiano Enrico Berlinguer (1922-1984), que superó así a todos sus rivales.

Mientras que Xavier Gómez, que ha sido concejal de ICV durante tres legislaturas, considera que "la política és su vida". "Se ha dedicado desde el minuto cero", ha insistido.

Gómez, que fue concejal de los servicios sociales con el tripartito, ha manifestado que "cuando no gobernaron, de 2003 a 2007, les pasó como Convergència con la Generalitat: pensaban que el ayuntamiento era suyo". "Cuando llegamos, en los cajones sólo encontramos bolígrafos", ha continuado.

"Tuvimos que arreglar la chapuza del muro de hormigón del AVE, la gente le llamaba el Muro de las Lamentaciones" en alusión a un cajón de hormigón que dejó el paso del tren de alta velocidad por el municipio . El proyecto se adecentó posteriormente con la intervención del Departamento de Política Territorial, entonces con Quim Nadal de consejero.

En cambio, para su sucesor, Xavier Fonollosa, el secreto era “llamarse Salvador Esteve" como explicaba en una reciente entrevista en este mismo periódico. "De Salvador Esteve sólo hay uno y es irrepetible", subrayaba.

El todavía alcalde de Martorell no ha querido, por convicciones personales, dejar la alcaldía a medio mandato para facilitar la tarea de su relevo a diferencia de lo que han hecho a menudo otros colegas. Salvador Esteve hasta el final.

Ni que decir tiene, por otra parte, que después de 24 años como alcalde ha dejado huella en el municipio: el centro cultural, dos centros deportivos, la transformación de la Nacional II o la nueva biblioteca inaugurada antes de las elecciones. En parte financiados por los impuestos de las dos grandes empresas del municipio -la Seat y la planta química de la multinacional belga Solvay- o la Diputación, como es el caso de dicha biblioteca.

Martorell ha dejado atrás la imagen de ciudad gris que tenía después del franquismo, como de otras localidades del área metropolitana de Barcelona. De hecho, el pasado 3 de mayo se celebraba la plantación del árbol urbano número 12.000 y se han ajardinado diversas zonas como la Rambla de las Bòbiles.

Pero también tiene varios retos por delante. Martorell se ha convertido en uno de los municipios con más inmigración -y más diversa- del Baix Llobregat al pasar de un 4,33% en 2000 -apenas mil personas- a más de un 18% en 2014 -más de 5.000 para una población que no llega a los 28.000 habitantes- con el impacto que ésto conlleva.

Los Mossos detuvieron recientemente a una mujer, de nacionalidad marroquí, acusada de pegar a su hija de catorce años por quitarse el velo cuando llegaba a la escuela y, en la piscina pública, otra de la misma nacionalidad utilizó el jacuzzi sin quitarse la chilaba por sorpresa del resto de usuarios. También se ha detectado ya algún niqab en el casco antiguo.

Además, el municipio ha crecido hacia poniente y los barrios históricos -especialmente la Vila y Can Carreres- han perdido equipamientos como el campo de fútbol de las Carolines; la primera biblioteca que hubo en el municipio; o la escuela de idiomas.

Y, en materia de función pública, tal vez se ha estirado también más el brazo que la manga: el consistorio tenía 515 funcionarios públicos en 2009 mientras que Sant Andreu de la Barca, al lado, sólo 260, según datos facilitados entonces por el concejal Xavier Fonollosa -ahora alcaldable de CiU- en un pleno municipal celebrado el 16 de marzo de 2009. Pese a que los dos municipios tenían entonces una población similar: 27.000 habitantes.

Por último, tampoco se ha aprovechado la zona del río -pasan el Llobregat y el Anoia- para hacer un gran parque fluvial. En parte por la presión de los ecologistas, pero otras ciudades como Lleida, Sant Adrià del Besòs o Balaguer sí lo han hecho.

Y eso que nunca CDC de Martorell ha tenido tanto poder como durante el periodo 2011-2015 cuando ha tenido mayoría absoluta en el ayuntamiento y la presidencia de la Diputación. CiU gobernaba también la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y las otras tres diputaciones. /Un reportaje de Xavier Rius

5 Comentarios

#5 martorellenc, martorell, 16/05/2015 - 18:08

Ríos,agraint la cuina i la tele?

#4 Papitu , Diagonal , 15/05/2015 - 20:47

Este articulo es muy condescendiente con el tal Estebe que es casta pura ..........cuando le veo en una feria detras de mi parada con su corte nibelungos,fotografos y otras garrapatas sociales yo y muchos sacariamos el AK-47.. Rius cuanto te ha caido de hacer publicidad a estos parasitos de la DIPU

#3 Xevier, Salt, 15/05/2015 - 16:18

Fora aquesta casta parasitària, fora aquests vividors de la política, sigui del partit que siguin Volem regeneració, no voteu aquests bacanars, si us plau....!!!

#2 Carlos Gomez, Bcn, 15/05/2015 - 15:59

Aquest bon home junt amb el Cleries i el Fernandez Teixido son dos del exemplars casos de la fenomenologia parasitaria de l´univers convergent.
Una barra, un pais.

#1 Carlos Gomez, Bcn, 15/05/2015 - 13:48


Amb l´unic bagatge profesional de haver estat cap d´agrupament escolta,l´amic Esteve porta 38 anys fent pais i amb un sou de 155.000 anyals del ala, a carrec dels soferts pagadors d´impostos, unionistas o no
La patria,en aquestes coses, no discrimina mai.
I ell fent la revolucio convergent
Ojapidai