Política · 22 de Mayo de 2017. 12:44h.

Macron y el ‘’grandeur‘’

La Francia de Emmanuel Macron, por Joan-Daniel Bezsonoff

Macron y el ‘’grandeur‘’

No sé si el presidente Macron sabe latín, pero todo en él me recuerda la cita de Tácito: ‘’ Major e longinquo reverentia‘’ (Con la lejanía aumenta el prestigio.) Los historiadores franceses suelen repetir que Francia no es exactamente una república sino una república monárquica.

Desde la ejecución del malogrado Luis XVI (que siempre he considerado como un asesinato legal) Francia necesita rellenar el vacío del poder. El presidente de la república francesa aparece como un monarca, sobre todo desde la última constitución ideada por el general De Gaulle. En Francia, el presidente es jefe del estado, caudillo de los ejércitos, puede disolver la asamblea nacional, conoce el código de la bomba atómica y tiene el derecho de indultar cualquier prisionero como lo hacían los reyes.

El último presidente, consciente de la importancia de su cargo, fue François Mitterrand. Letrado, superiormente inteligente, mantenía una aureola de misterio. Hablaba poco por televisión y, cuando lo hacía, fulminaba la derecha con un nuevo invento táctico.

Con Jacques Chirac la vulgaridad accedió al poder. En cualquier país democrático habría acabado en la cárcel. Gran consumidor de cerveza Corona, se exhibía en los estadios de fútbol vestido con la camiseta de la selección nacional, gritando, babeando. Como me avergoncé de poseer un pasaporte francés, el día que Chirac abucheó policías israelíes por las calles de Jerusalén! ¿Se imaginan al general De Gaulle haciendo el payaso en el extranjero?

Con Nicolas Sarkozy se introdujo un ambiente de cursilería y de exhibición de la vida privada. Osó decir a la prensa '' Moi et Carla c'est du serio. '' (Mi relación con Carla es seria.)

 Con François Hollande caímos en una mediocridad profunda. Desaliñado, con el pelo mal teñido, se escapaba de noche del palacio presidencial en una motocicleta y los brazos cargados de croissants para ir a buscar a su amante, la deliciosa actriz Julie Gayet. Quería hacer de presidente normal y terminó como un personaje de los vodeviles de Georges Feydeau.

Con el presidente Macron, volvemos a la majestad de 1958. El jefe de estado no charla con los periodistas, camina lentamente en medio de los soldados y se expresa en un francés elegante. Domina tan bien el inglés que un cómico canadiense ha declarado que por primera vez en la historia un presidente francés habla mejor el inglés que el presidente de USA.   / Un reportaje de Joan-Daniel Bezsonoff

1 Comentarios

Publicidad
#1 cvgciencia , Madrid, 22/05/2017 - 15:26

Si queréis saber cómo hicieron la bomba atómica de Corea del Norte, te lo cuentan con gracia en:
http://cienciaclip.naukas.com/ca/video/bombas-nucleares/
No olvides darle me gusta.