La Francia de Macron, por Joan-Daniel Bezsonoff

Marine y Macron

Marine y Macron

Un colega de mi padre, médico coronel como él, me explicó un día de 1991 que los imperios suelen ser como las células del organismo. Cuando se vuelven demasiado grandes, los mordisquea algún cáncer. Quizás es lo que está pasando en el Front National, versión Marine Le Pen.

Hace pocos meses, todos los especialistas preveían que el Front National obtendría al menos 100 diputados en el parlamento. Total tiene 8 ...

Para liarla, una crisis estallará pronto al partido. El brillantísimo Florian Philippot, vicepresidente del Frente Nacional, se declara partidario de la salida del euro y admirador del general De Gaulle. A raíz de la derrota electoral, Marine Le Pen ha decidido que finalmente Francia debía quedarse en la zona euro, en contradicción total con la línea del partido encarnada por Philippot.

Toda su vida, Jean-Marie Le Pen, nostálgico del régimen de Vichy, ha luchado contra De Gaulle. Naturalmente se opuso a la política argelina del general, pero conservó bastante lucidez para no adherirse a la OAS, organización terrorista que mataba para salvar la Argelia francesa. El odio por De Gaulle forma parte del ADN del Front National mientras Philippot florece la tumba del general en Colombey-les-Deux-Eglises.

Marine Le Pen, a pesar de ser la hija del Chef, no se le parece en nada intelectualmente. El viejo líder es un hombre muy culto, fascistoide, girado hacia el pasado, fascinado por la segunda guerra mundial y especialista de las provocaciones antisemitas. Serge Moatti, uno de los mejores periodistas franceses, que lo conoce bien afirma que no es nada antisemita, pero que lo deja creer para agradar a sus votantes ...

Del mismo modo, Le Pen, ex teniente de los paracaidistas, no ha torturado a nadie en Argelia según sus biógrafos Philippe Cohen y Pierre Péan (que denuncian sus relaciones extrañas con el dinero), pero mantiene la ambigüedad por los mismos motivos.

Marine me aparece como una mujer moderna, cínica, lejos de las lunas del padre, partidaria del matrimonio homosexual y del aborto, inculta y nada preocupada por la historia de la segunda guerra mundial y de ninguna otra. Ha heredado la pasión por la política con su tienda electoral. Si su padre hubiera sido socialista o neo-gaullista, Marine habría seguido la misma vía que él. Ha recuperado la tienda del padre y poco a poco ha ido buscando nuevos clientes bueno y tratando de borrar los cantos más ultraderechistas del ideario del partido.

Su padre continuó asustando al personal con provocaciones pasadas de moda. Declaró por ejemplo que la ocupación alemana en Francia no fue 'particulièrement inhumaine.' Los miles y miles de deportados, los mártires de la Resistencia, los colgados de Tula (en francés Tulle) y las víctimas de Orador de bellotas (Oradour- sur-Glane) ya apreciarán.

Marine expulsó a su padre y a todos sus discípulos del Front National. Probó a deshacerse de la túnica de Nessos y amenazó la supremacía de los partidos tradicionales. Ay ... Vino el rey Macron que triunfó en el debate entre las dos vueltas. Marine se mostró inúltimente agresiva ante un Macron que supo subrayar sus lagunas económicas.

Pronto sabremos si el nuevo Front National sobrevivirá al cataclismo.

1 Comentarios

Publicidad
#1 pepe.----, andorra, 17/07/2017 - 14:08

hay otra explicacin al pq los q han votado por marine en las presidenciales no lo han hecho en las de la asamble y es la misma razon por la q no gano, se llama pucherazo, pq no tiene logica q alguien q voto al FN en las presidenciales no lo hiciera por el FN en las asamblearias. Cuando descartas lo imposible, lo q queda por improbable q sea........