Política · 16 de Marzo de 2017. 22:52h.

Vecinos de les Corts se oponen a una residencia del arzobispado

Dicen tener "documentación para sospechar que su uso real" sea turístico

Vecinos de les Corts se oponen a una residencia del arzobispado

Imagen de una protesta de los vecinos (foto: Facebook)

Vecinos de les Corts se oponen a la construcción de una residencia de investigadores en unos terrenos que el arzobispado de Barcelona tiene en las calles Remeis y Galileo. Dicen que a pesar de tener un uso de residencia, tienen "documentación para sospechar que su uso real no sea este" sino un uso turístico encubierto.

El arzobispado de Barcelona lo niega y ha pactado con el Ayuntamiento una reducción del volumen del edificio. Los vecinos aseguran que "sólo ha reducido tres habitaciones", un extremo que ven insuficiente.

Los vecinos, que tienen el apoyo de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos y Entidades de les Corts, se quejan de que el consistorio "se ampare en que este es un proyecto que no le gusta pero que lo ha heredado del mandato anterior". Añaden además que están "hartos de que los partidos de la oposición nos digan que el gobierno podría hacer más". "Nosotros no entendemos de política, ni de la organización y la burocracia que conlleva, pero lo que si sabemos es que todos los expertos urbanistas consultados se han mostrado contrarios al proyecto", remachan en un comunicado.

Piden también al arzobispado "que tome conciencia que no son un privado más". "Consideramos que deberían entender que no pueden ir en contra de la voluntad de un barrio", concluyen.

2 Comentarios

#2 Carlos Gomez, la imaginacio al poder, 18/03/2017 - 13:58

I reobrir La Casita Blanca ?

En aquests moments historics i decisius i per la seva propia supervivencia la esglesia hauria de ser la primera interesada en eixamplar i assegurarse una clientela cada cop mes minvant i descreguda

I un bon polvo beneit sempre sera per agrair eternament

#1 Carlos Gomez, la imaginacio al poder, 18/03/2017 - 11:41

I reobrir La Casita Blanca ?

En aquests moments historics i decisius i per la seva propia supervivencia la esglesia hauria de ser la primera interesada en eixamplar i assegurarse una clientela cada cop mes minvant i descreguda. I les veins encantadisims.

I un bon polvo beneit sempre sera per agrair