Publicidad
Política · 21 de Septiembre de 2016. 18:48h.

Barcelona recupera el nombre de Carles Pi i Sunyer

Para designar el salón de plenos Reina Regente del Ayuntamiento

Barcelona recupera el nombre de Carles Pi i Sunyer

Carles Pi i Sunyer (foto: Fundación Carles Pi i Sunyer)

La comisión de Presidencia, derechos de ciudadanía, participación y seguridad y prevención ha aprobado cambiar el nombre del salón de plenos Reina Regente por el de Carles Pi i Sunyer, quien fue alcalde de la ciudad entre los años 1934-1937. Todos los grupos municipales, excepto el PPC y Ciutadans, han apoyado esta iniciativa que pretende "responder a la singularidad histórica y de capitalidad de Barcelona y los principios democrático, de neutralidad religiosa y de catalanidad".

El Comisionado de Programas de Memoria, Ricard Vinyes, citó entre las razones que fundamentan el cambio de nombre "la alta representación institucional que tuvo y su gestión como político en la ciudad, en Cataluña y en España". Viñas también ha subrayado que Pi i Sunyer "destacó como un hombre de consenso entre los diversos partidos, que acabó siendo nombrado Ministro de Trabajo de la República y que fue el primer alcalde de la ciudad de Barcelona elegido por sufragio universal real, con el voto femenino incluido, en un tiempo difícil, entre 1934 y 1937 ".

El acuerdo también prevé encargar a los Servicios Técnicos Municipales la redacción de un proyecto para la reforma en profundidad de la Sala de Plenario Carles Pi i Sunyer, para corregir sus carencias actuales y dotarla de la funcionalidad más adecuada al cumplimiento de la finalidad a que se destina.

Imagen del salón de plenos (foto: Ayuntamiento de Barcelona)

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#2 Carlos Gomez, Bcn (Valencia Nord), 22/09/2016 - 07:54

I el sindicat del crim no rondina ?

I el dels benachs tampoc ?

I el Toni Alba ?

#1 Pepon, Bcn, 21/09/2016 - 23:57

Pues no parece que el tal PI i Sunyer despierte muchas pasiones.

Demasiada obsesión por una República convulsa en un período de entreguerras que no llegó a fraguar.

El gusto por las derrotas y los fracasos es lo que hunde al nacionalcatalanismo.

Hay que mirar al frente.