Publicidad
Política · 20 de Mayo de 2020. 12:41h.

El catalanismo ha muerto

Media docena de partidos pugnan por rellenar el hueco dejado por Convergencia después de haber sido partícipes del proceso

El catalanismo ha muerto

Una de las consecuencias del proceso es que ha arrasado también el catalanismo. Entre otras razones porque la mayoría de dirigentes que ahora quieren articular opciones moderadas estuvieron vinculados al proceso o tuvieron cargo público hasta el final.

En efecto, el espacio que ha dejado libre el viraje de los herederos de la antigua Convergencia trata de ser ocupado por nuevas marcas como Lliures, Convergents, Units per Avançar, la Lliga Democràtica y la plataforma El País de Demà, que pretende hacer el salto a la política bajo el nombre de Partit Nacionalista de Catalunya.

Lliures fue creado por el ex consejero de CDC Antoni Fernández Teixidó con la voluntad de aglutinar el voto de la antigua Convergencia. La formación defiende "una Cataluña que refuerce su autogobierno, soslaye los populismos y aplique políticas realistas en pro de una sociedad acomodada".

El ex conseller Germà Gordó, que fue mano derecha de Artur Mas, fundó Convergents con el objetivo de convertirse en "un elemento vertebrador de la sensibilidad política soberanista desde el centro amplio". Gordó fue elegido presidente en el congreso celebrado en enero de 2018 y entonces apeló a "la centralidad, el orden y el soberanismo".

Convergents presentó candidatura conjunta Units per Avançar, Lliures a las elecciones municipales del año pasado en Sant Cugat del Vallès y Castelldefels. La formación liderada por el ex conseller de Justicia también se presentó con Libras en Tarragona.

Units per Avançar, formación impulsada por el ex conseller Ramon Espadaler y heredera de la extinta Unió, concurrió a las últimas elecciones al Parlament, pero no ha cerrado nunca la puerta a llegar a un acuerdo con otras formaciones surgidas de la antigua Convergencia y ex socios de Unió como el grupo de Poblet.

Este grupo, que se llama El País de Demà, está formado por empresarios, académicos, profesionales liberales y ex diputados del PDECAT, pretenden recuperar la esencia de la antigua CDC con el PNV como modelo. Algunos ex dirigentes y ex cargos públicos de CDC como Marta Pascal, Lluís Recoder, Jordi Xuclà o Carles Campuzano han sido cercanos al grupo de Poblet y han contribuido a sus debates desde su fundación en septiembre de 2019.

Otra formación es la Lliga Democràtica, que se registró como partido a principios de este verano, con la politóloga Astrid Barrio como presidenta, el exdiputado de CiU José Nicolás de Salas como vicepresidente, Josep Ramon Bosch como secretario general. La ex dirigente de Unió, Eva Parera, que fue una de las fundadoras de la formación y concejala de Barcelona pel Canvi, abandonó la formación el pasado mes de septiembre para que el proyecto pretendía "revivir CDC".

Publicidad
Publicidad

6 Comentarios

Publicidad
#6 Juan Jose García, Cunit, 20/05/2020 - 17:27

Para gobernar¿Qué?..¿Sus propias nóminas? Una parte,si conseguiran agarrarse a algo que flote,pero a la mayoría les
espera la muerte política por hipotermia.Afortunadamente.

#5 Masias , Mis posaderas , 20/05/2020 - 16:25

Yo lo tengo claro : Votaré al MUATGAP ( Mariquita el Ultimo. Agárrate a la Teta de la Genara Antes de que esto Pete )

#4 Marti, Barcelona, 20/05/2020 - 15:57

El problema es que el catalnisme ha quedat desprestigiat i desvirtuat per obra de la banda dels sediciosos i tot el desgavell que han creat amb la culminació de la pallasada del 1-O emulant aquella vergonya del sis d'octubre del 34. Com sempre son els personatges que lamentablement regeixen en cada moment els que protagonitzen l'enfonsament.

#3 Pan con tomate y jamón Ibérico, La peste amarilla daña el cerebro, 20/05/2020 - 14:28

"El catalanisme ha mort..."

No es cierto... lo que si ha muerto es "lo moderado..." que pudiera tener el catalanismo...
Lo que ahora campa a sus anchas es un fanatismo catalanista desnortado y muy peligroso...

#2 Daniel, Tokio, Texas, 20/05/2020 - 13:47

El país de demá se llama "dictadura global transnacional" y ya está muy muy cerca de implantarse. Y nos lo queríamos perder.