Publicidad
Política · 3 de Junio de 2019. 20:51h.

El declive de la antigua Convergencia

CiU mandaba en el 2011 en la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y las cuatro diputaciones

El declive de la antigua Convergencia

La transformación de la antigua Convergencia, que ha experimentado varios cambios de nombre en los últimos años -CDC, PDeCAT, JxCat- ha comportado en sí mismo una gran pérdida de poder territorial e influencia del partido en todas partes. El cambio no sólo se ha producido en las siglas, también en el discurso, mucho más focalizado en la independencia, dejando de lado los eufemismos "derecho a decidir" o "Estado propio".

La estrategia seguida por los exconvergentes ha propiciado un descenso en los resultados electorales, con una significativa pérdida de representación en las instituciones públicas.

CiU, liderada por Artur Mas, fue la gran vencedora de las elecciones catalanas del año 2010, con 62 diputados. Convergencia, aunque no llegó a la mayoría absoluta, acabó con la posibilidad de reeditar un tercer tripartito y Mas se convirtió en presidente de la Generalitat.

Duran lideró en 2011 un hito histórico de CiU en unas generales, cuando, contra todo pronóstico, avanzó al PSOE, pasando de 10 a 16 escaños y superando la barrera simbólica del millón de votos. Por primera vez, CiU se proclamó ganadora en unas elecciones generales en Catalunya, logrando grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados.

CiU gobernó las cuatro diputaciones el año 2011, el mismo año en que obtuvo otra victoria histórica en una de las plazas más disputadas de la política catalana, la ciudad de Barcelona. Con Xavier Trias al frente, CiU acabó con la hegemonía socialista en el Consistorio barcelonés y Trias se convirtió en alcalde de Barcelona después de 32 años de gobiernos socialistas.

Cuatro años más tarde, en las municipales de 2015, a pesar de perder el control del Ayuntamiento de Barcelona, CiU revalidó los resultados siendo la primera fuerza en todas las diputaciones.

El año 2019 ha sido diferente para los neoconvergents. En las últimas municipales Junts per Catalunya ha perdido más de 100.000 votos en el conjunto de Catalunya, quedando en tercera posición tras obtener 518.574 votos. JxCat también se ha desplomado en la ciudad de Barcelona, convirtiéndose en la quinta fuerza política en el salón de plenos de la capital catalana, donde ha perdido cinco de los diez representantes que consiguió Xavier Trias en 2015.

Publicidad
Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Benet , Barcelona, 04/06/2019 - 09:18

El dia que Pujol es va trencar amb en Miquel Roca, va començar l'esquerda de CDC i es va anar engrandint amb el nomenament del succesor, el tal Mas Gavarró. Varen fabricar un "lider de laboratori" i l'experiment va sortir fatal, doncs el personatge es va convertir en un veritable destructor de la coalició, del partit i de la societat catalana