Publicidad
Política · 1 de Febrero de 2021. 13:44h.

El juego sucio de los independentistas

El juego sucio de los independentistas

Mucho antes de que el señor Rufián pronosticara que esta iba a ser una campaña sucia, ya lo estaba siendo. Para sobreponerse al llamado “efecto Illa” los independentistas han utilizado todos los mecanismos habidos y por haber en una práctica nada democrática que casa perfectamente con aquellos que hacen precisamente de la democracia su bandera. Primero anularon la convocatoria electoral como si se tratase de cualquier república bananera con el argumento de no querer poner en peligro la salud de los ciudadanos en plena pandemia argumentando un consenso inexistente de los partidos políticos. La rara astucia, a través de un chapucero decreto, fue suspendida por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y acto seguido la resolución fue considerada nada menos que de “una operación de Estado”, una judicialización de las elecciones con la repetida mentira de que eran los jueces quienes decidían cuándo podían votar los catalanes. Una intromisión, por lo visto inaceptable, en su concepto del estado de derecho. 

No se pararon aquí las trampas de los independentistas y empezaron a hacer correr, al más puro estilo de Trump, insidiosos rumores sobre la posible manipulación del voto por correo, y por si con ello no tuvieran bastante para deslegitimar el resultado de los comicios, fomentaron a través de los medios públicos de comunicación de la Generalitat -TV3 y Catalunya Ràdio y de RAC1 del Grupo Godó- la desobediencia al cumplimiento de la formación de las mesas electorales, dando cuenta de quienes presentaban alegaciones a su designación para las mismas. Creando de esta forma un evidente pánico social.

La misma administración, la Generalitat de Cataluña, que estaba fomentando el miedo a las elecciones, a través de la titulada consejería de asuntos de asuntos exteriores -ya tiene guasa que sea esta la responsable de la elección del parlamento catalán con esa denominación - proclamó por boca de su titular que se habían tomado todas las medidas necesarias para preservar la salud de los ciudadanos. ¿Qué credibilidad tiene tal anuncio cuando el propio vicepresidente Aragonès, en funciones de candidato, decía exactamente lo contario el sábado pasado?.

Es comprensible que todos los partidos políticos traten de sacar rédito de la presencia como candidato del hasta entonces ministro de sanidad del gobierno español, el señor Salvador Illa. Puede ser discutible si debería o no haber dejado sus responsabilidades en el actual momento, pero lo que ya resulta un caso de cinismo es que los partidos independentistas que han tenido la gestión directa de la tragedia de la pandemia, traten de eludir sus responsabilidades parapetándose detrás de los muertos y la ruina económica que ha provocado la mayor crisis sanitaria que ha sufrido el mundo en el último siglo, como si ellos no hubiesen tenido ninguna responsabilidad. De repente la consejera de Sanidad, la señora Alba Vergés, y el de Trabajo y Asuntos Sociales, el señor Chakir El Homrani, se han vuelto invisibles en el inicio de campaña a pesar de ir en las listas de ERC.

Lo que es inadmisible en democracia es la falta de respeto al pluralismo político de la que han hecho gala no ya solos los medios privados y públicos, sino periodistas y opinadores a sueldo de los mismos, faltando a la más mínima exigencia de profesionalidad y que han llevado a cabo una auténtica cacería del candidato socialista. Una cosa es la libertad de expresión y otra es su utilización en una campaña de descrédito personal más propia de los regímenes totalitarios que de una democracia. 

La concesión del tercer grado a los supuestos “presos independentistas” por parte del departamento de Justicia, -mientras que La Vanguardia y El Periódico creaban un “clamor popular” para el indulto de los mismos- ha sido una puesta en escena perfectamente orquestada para que su salida de las cárceles coincidiera con el inicio de la campaña, y su más que previsible vuelta a los centros penitenciarios con el tramo final de la misma. Una puesta en escena que les ha permitido participar en ella a estos condenados por el Tribunal Supremo, mientras que el señor Lluis Llach podía afirmar tranquilamente en TV3 que el franquismo no “osaba ponernos en prisión como pondrán a Pablo Hasel [el rapero multi condenado] dentro de nueve días. No se puede decir que estamos en una democracia homologada”. Unas declaraciones que hacen juego con aquellas otras de Pablo Iglesias según las cuales el señor Puidgemont es un “exiliado político” como lo fueron los exiliados republicanos tras la Guerra Civil española.

No contentos con todo ello, los independentistas han sufrido un auténtico ataque de amnesia. Nadie recuerda -por lo visto- que el 25 de noviembre del 2012 se celebraron elecciones y que el señor Artur Mas las ganó, pero que para formar gobierno precisó del apoyo de Esquerra Republicana, y que formó gobierno por ejemplo con el señor Boi Ruíz, consejero de Sanidad, ex presidente de la patronal de los hospitales privados, principal responsable de los recortes en sanidad, incluso justificados por Jordi Pujol diciendo que en ocasiones se debía cortar una pierna para salvar el cuerpo entero.

Tampoco es necesario que el señor Oriol Junqueras vaya sacando pecho con estar inmaculados de la limpieza absoluta de su partido con la corrupción política. No le dolieron prendas al señalar que entre lo que dijera Félix Millet o lo que dijera Artur Mas, en relación a la financiación de Convergència a través del Palau de la Música, él se queda con el presidente del partido del 3%. Ni tampoco parece la cosa más normal del mundo que la consejera de Salut, la señora Alba Vergés, reconozca en un ataque de ingenuidad que mantuvo una comida con el señor Xavier Vendrell, un notable de ERC, investigado en la llamada Operación Voloh, en que éste se quejó de que no le concedían aquello que pedía después de lo que tanto había hecho él por Cataluña. Así que el que esté libre de culpa que tire la piedra.

@manueltrallero

 

Publicidad
Publicidad

8 Comentarios

Publicidad
#6 HAPPY, Esplugues de Llobregat, 02/02/2021 - 11:45

e noticies ha fichado a un periodista coo la copa de un pino, Felicidades

#5 Doctor, Barcelona, 01/02/2021 - 20:30

Le añado otro elemento de manipulación, Sr. Trallero: la suspensión del confinamiento perimetral municipal para asistir a mítines, con el argumento de que la participación política es un derecho fundamental. Era la única forma de que los presos se puedan mover por toda Cataluña sin sanción.

#4 Carlos Gomez, bestia amb forma humana, 01/02/2021 - 15:39

Jo us recomano que reveieu Los Jueves Milagro del visionari Berlanga i us asombrareis de com tot aixo ja ho havia guionitzat ell, sense tants recursos ni amb un elenc tan sublim i insuperbale pero anticipat

Com deia Herr Marx, la versio que de debo val es la que s´endu el gat a l´aigua.

#3 Albert, BCN, 01/02/2021 - 14:59

Es asi... lo de la gene es una autentica vergüenza, sin ningun respeto por la democracia, luego son ellos los que quieren dar lecciones, es de risa

#2 Neferu, Barcelona, 01/02/2021 - 14:54

¡ En serio que los indepen están haciendo un juego sucio en la campaña? No me lo puedo creer porque yo veo que el juego sucio hace años que lo hacen pero TODOS LOS DÍAS DEL AÑO, en campaña es más de lo mismo, bueno, tal vez cargan las tintas un poco más para vencer al contrario pero, manipuladores y falsarios lo son todo el año