Política · 12 de Noviembre de 2018. 14:48h.

El PDECAT ve un "castigo político"

ERC considera que "dar la voz al pueblo no puede ser delito"

El PDECAT ve un "castigo político"

El presidente del PDECAT, David Bonvehí, en rueda de prensa, ha manifestado que "acabamos de conocer la noticia del Tribunal de Cuentas contra el presidente Mas, Joana Ortega e Irene Rigau. Denunciamos esta represión. La sentencia es un castigo político".

"Es un castigo para castigar, es una sentencia totalmente política", ha añadido, además de denunciar "el sistema de funcionamiento de la justicia española, íntimamente ligada con un modelo de hacer política que no compartimos". Por parte de ERC, Marta Vilalta ha considerado que "dar la voz al pueblo no puede ser nunca delito y no puede ser penado de cualquiera de las maneras".

Publicidad
Publicidad

12 Comentarios

Publicidad
#12 Juan García, Ciutat de la Justícia, 12/11/2018 - 17:14

A Catalunya hem passat del "Som 6 milions" pujolistes al "Són 5 milions" masiànics. No hi ha pas cap dubte que estem en decadència.

#11 M, Sabadell, 12/11/2018 - 16:43

Todos los caprichos hay que pagarlos, y sin llorar ni quejarse ni buscar excusas.

#10 Lobisome, BCN, 12/11/2018 - 16:32

"donar la veu al poble", "anar a votar", "exercir el nostre dret a decidir", etc... todo manipulaciones del lenguaje, mentiras destinadas a engañar a la gente. Ya lo he escrito antes, un violador también puede "argumentar" que lo metieron en la cárcel por "querer hacer el amor"... la idea es engañar, la mentira siempre en el origen de todo

#9 Cris, Barcelona , 12/11/2018 - 16:18

Que pueblo?????? aun no habéis encontrado otro cuento mas inteligente y creible que el"mandato del pueblo Catalán " para defederos.? Eso es que estáis muy jodidos y con falta de argumentos solidos .

#8 Raurell, Barcelona, 12/11/2018 - 16:11

La culpa siempre es de Madrid La culpa siempre es de Madrid La culpa siempre es de Madrid La culpa siempre es de Madrid La culpa siempre es de Madrid La culpa siempre es de Madrid La culpa siempre es de Madrid La culpa siempre es de Madrid