Publicidad
Política · 8 de Febrero de 2021. 11:54h.

El (supuesto) amigo vasco

El (supuesto) amigo vasco

Uno de los fenómenos más inescrutable de la historia de Cataluña es la fascinación que los catalanes independentistas profesan por los vascos, es una auténtica vasquitis, un amor -todo hay que decirlo- que nunca ha sido del todo correspondido. Alguien ya estableció un paralelismo entre el futbol y la política española. De tal forma que si en el primero juegan dos equipos y siempre gana Alemania; en el segundo siempre gana el Partido Nacionalista Vasco que va indefectiblemente a la suya (y bien que hace). En plena tensión por el plan Ibarretxe y el gobierno de Aznar no hubo ningún problema en renovar el cupo del concierto vasco por aquello de que con las cosas de comer no se juega. El eje Madrid-Vitoria pasando por Neguri lo resiste todo.

Pero para el caso da igual. Los independentistas catalanes siguen tan contentos con su enamoramiento. Quizás una de las pruebas más evidentes de ello es que la antigua HB, hoy reconvertida en Bildu, cuando era el brazo político de ETA consiguió en 1987 cuarenta mil votos en Cataluña en las elecciones al Parlamento Europeo. Incluso tras los atentados de Hipercor (1987, 21 muertos) y el cuartel de la Guardia Civil de Vic (1991, 9 muertos) aún obtuvo cuatro mil votos en 1994. Cinco años más tarde el espectro de los atentados parecía haberse difuminado -tregua indefinida de ETA- y en 1999 lograría dieciocho mil papeletas. En el 2004 Carod Rovira, siendo miembro destacado del gobierno de Pasqual Maragall, y aprovechando que éste se encontraba de viaje en el extranjero, llevó a cabo un encuentro con ETA en Perpiñán donde alcanzó un acuerdo para que dejaran de atentar en Cataluña.

La primera vez en mi vida que oí corear en público la palabra “independencia” en Catalunya fue en la noche electoral de Esquerra Republicana, que gracias a sus resultados se pudo formar aquel tripartito de infausto recuerdo que por lo visto algunos anhelan rememorar. Lo curioso del caso es que la palabra “independencia” no se pronunciaba en catalán, sino en euskera y lo primero que hizo el líder del partido, el señor Carod Rovira, fue ponerse en contacto… con el lendakari Ibarretxe.

Jordi Pujol víctima de un ataque de celos no pudo reprimirse -una vez más- y lanzó el exabrupto de “a cuántos hemos de matar los catalanes para caer tan simpáticos como los vascos”.  Y una vez más las excusas de Pujol fueron peores que la ofensa hasta el punto que Arzallus le recomendó que se abstuviera de ellas porque todo sabían que en realidad era lo que pensaba. El día del asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA, el propio Arzallus se encontraba comiendo con unos dirigentes de Unió Democrática -el partido demócrata cristiano catalán- al conocerse la noticia el líder del PNV sentenció “una víctima más de la guerra” y prosiguió como tal cosa.  Algunos de los restantes comensales no pudieron tomar bocado.

El embelesamiento continuó inalterable. El actual líder de Bildu, -la marca sucesora de HB-, el señor Arnaldo Otegi, ha hecho su aparición en un mitin de Esquerra Republicana como si fuera el Cristo de Lepanto en una procesión traído en andas. Porque en palabras de la secretaria de Esquerra, la señora Marta Rovira -residente en Suiza- “tenemos mucho que aprender” de alguien que ha estado cinco veces en prisión acusado de actos de terrorismo y que dijo en ese mismo mitin que los de Vox eran los herederos de quienes habían fusilado al presidente Companys.

Al líder vasco, sin embargo, no le dolieron prendas y dejó contento al auditorio cuando les regaló los oídos diciendo que "lo que ha hecho el pueblo de Cataluña en los últimos años es algo totalmente extraordinario, es colosal, es la revolución democrática del siglo XXI. Habéis demostrado que se puede hacer y eso para los vascos ha sido una gran lección".

Mientras tanto la renta per cápita de los vascos en el año 2019 fue de 34.000 euros y de 31.000 euros la de los catalanes.  Los catalanes que no quisieron, digan ahora lo que digan, el concierto económico en su momento por considerarlo una antigualla decimonónica y porque Pujol no quería parecer el malo de la película recaudando impuestos. Sin embargo, lo recuperó la lumbrera de Artur Mas como arma arrojadiza contra el buda yacente de Mariano Rajoy. O como dirían los castizos “a buenas horas mangas verdes”.

Los catalanes podemos consolarnos porque el señor Otegi vaticinó que "cuando las arañas tejen juntas, pueden inmovilizar a un león. Eso es lo que tenemos que hacer”. Desde luego no es ningún Gerry Adams. 

@manueltrallero

Publicidad
Publicidad

9 Comentarios

Publicidad
#8 Barcelonina, Barcelona, 10/02/2021 - 02:39

Com m'agrada llegir els articles de Manuel Trallero, articles molt fidedignes a la veritat, realitat i a la història. Felicitats

#7 Doctor, Barcelona, 08/02/2021 - 21:38

Buen artículo, poniendo blanco sobre negro, que no blanqueando. Una puntualización sobre el concierto económico, "rechazado en su momento por considerarlo una antigualla decimonónica", mas bien Pujol lo rechazó porque en el País Vasco, quien recauda son las Diputaciones, y en esa época en Cataluña las controlaba PSC y no le iba a dar los cua

#6 Onofre de Dip, Barcelona, 08/02/2021 - 17:47

Para quien quiera saber algo más sobre la relación entre Lluís Companys y José Antonio Aguirre, recomiendo el visionado del documental “Companys-Aguirre, hacia el último destierro", coproducción de ETB y TV3.

https://elpais.com/diario/1999/04/01/radiotv/922917606_850215.html

#5 Onofre de Dip, Barcelona, 08/02/2021 - 17:40

Para el que quiera saber más sobre la relación del nacionalismo catalán con ETA, recomiendo la lectura de un clásico:
"ETA EN CATALUÑA. De Terra Lliure a Carod-Rovira". Florencio Domínguez. Temas de Hoy. 2005. 256 páginas.

#4 Onofre de Dip, Barcelona, 08/02/2021 - 17:36

Es una historia muy vieja. Sabino Arana pasó una temporada en Barcelona como estudiante. El lehendakari Aguirre buscó refugio en Barcelona cuando cayó Vizcaya, formando con Companys lo que sarcásticamente Azaña llamó el Eje Barcelona - Bilbao. Y junto a Companys escenificó el cruce de la frontera en 1939.