Publicidad
Política · 21 de Marzo de 2012. 09:45h.

Expulsan a Millet de un restaurante

Quince personas amenazaron con marcharse si el ex presidente del Palau se quedaba

Expulsan a Millet de un restaurante

Fèlix Millet

El ex presidente del Palau de la Música, Félix Millet, fue expulsado de un restaurante, según explica el Avui en su sección 'Nos ha llegado'. Millet llegó a un restaurante barcelonés con tres acompañantes y entró "con una sonrisa".

"Un comensal que compartía mesa con una quincena de personas avisó de que marcharían todos si Millet comía en el local. Ante este hecho, el propietario del local invitó Millet a abandonar el restaurante", explica el diario, además de añadir que aún que "Millet no note mucho el peso de la justicia, si que percibe el peso del ostracismo local".

Publicidad
Publicidad

98 Comentarios

Publicidad
#52 Tio Canya, Ala Frugell, 12/05/2012 - 23:09

Cal Avisar que: Entra la Pesta Moderna. Cal fotre el camp.

#51 Cándido, Barcelona, 22/03/2012 - 23:30

Pues yo opino que avisando por megafonía que entra el Millet (para poner a buen recaudo las carteras y los relojes) hubiese sido suficiente.

#50 andres angel, callosa de segura, 22/03/2012 - 14:05

es taremos en la huelga aunque no me gusten estoy convencido que la gente esta dividida y yo soy uno de ellos pero iré ala huelga.
LAS RECOMENDACIONES HECHAS DE ASOPROVO AL SR. RAJOY QUE NOS GUSTE O DISGUSTE ESTÁ DE PRESIDENTE DEL GOBIERNO. EN ESPAÑA EXISTE UN 31 POR CIEN DE FRAUDE FISCAL QUE SUPON

#49 Magalí, Barcelona, 22/03/2012 - 14:03

Del país, el fotria jo fora...!!

#48 pepe, andorra, 22/03/2012 - 13:40

nchts, si lo hubieran linchado o como mínimo embreado y emplumado aun, pero si después de todo lo q ha robado este señor, solo lo echan de un restaurante, mal asunto. Si es hasta para estas cosas en Can Fanga son unos pijos. Malo, malo, sal fuera del restaurante, malo, malo. Es q me escojono.

#48.1 lastcarees, Barcelona, 22/03/2012 - 21:37

Pues oye, creo que ya está bien si se generaliza y recibe el mismo trato vaya a donde vaya, no hay peor castigo que el rechazo social absoluto.