Publicidad
Política · 29 de Enero de 2021. 13:19h.

¿Hay vida inteligente en Cataluña?

¿Hay vida inteligente en Cataluña?

Tras haber seguido en vivo y en directo el debate entre los candidatos para las próximas elecciones -con la venia de la justicia- organizado por La Vanguardia tengo la misma inquietud que nos atormenta a todos por saber si hay agua en Marte. Es realmente demoledor contemplar como los partícipes han tenido que recurrir a leer sus respectivas intervenciones, menos Salvador Illa que hacía uso de una maxi chuleta -para algo sirve haber sido ministro-. El resto aparecía parapetado tras sus correspondientes carpetas y solo las abonaban en contadas ocasiones, como aquellos soldados que asoman la cabecita en la trinchera para ver dónde está el enemigo, como si fuera una guerra de las del inmortal Gila. Si este es el nivel de los políticos que pretenden gobernarnos es como para decir “apaga y vámonos que yo pago las copas”. ¿Qué ocurriría en un debate donde estuviera prohibido traerse los papeles de casa? Parecían náufragos asidos a un salvavidas a punto de hacer “glu, glu” y morir ahogados. Sin duda alguna es un éxito del modelo educativo catalán.

Al moderador, vestido y peinado para la ocasión como si fuera el novio en una boda, lo han puesto como al rey Arturo. Apenas ha habido rifirrafes entre los participantes, inmersos en la lectura de sus respectivos apuntes adoptando el meritorio papel de bustos parlantes. He albergado la sospecha que les han puesto bromuro en el café o se han tomado una dosis extra de trankimazin. Ha sido una cosa de guante blanco, con entusiasmo perfectamente descriptible con escasas hipérboles, el conocido “basta ya” de Illa para referirse al culebrón del proceso y el “quina barra” de Laura Borràs que ha pasado sin pena ni gloria. 

Ha habido pocos destellos creativos. El señor Carrizosa de Ciudadanos ha reclamado el derecho de los catalanes y catalanas de “irse a la cama con quiera” mientras que Alejandro Fernández del PP ha prometido “dar lo mejor de sí mismo”, por lo visto sospecha que esperábamos lo contrario. La señora Albiach de los Comunes se ha referido a los “abuelos” algo así como referirse a las mujeres como simples “madres” que es lo que tiene el feminismo. Mientras que la señora Borràs se ha referido al gobierno de España como “un gobierno que rescata toreros”. Illa le ha recordado que lleva en las listas a “un señor que dice que Cristóbal Colón era catalán” o el señor Garriga de Vox que se ha referido a “mafia separatista”. Todo debidamente salpimentado con “gobierno Frankenstein”, el colapso de la web de la Generalitat para repartir ayudas, o la ocurrencia del actual vicepresidente Aragonès de que los malvados socialistas quieren convertirla en un despacho de la Moncloa. Incluso ha habido referencia a Pilar Rahola y su innovador concepto de las clases medias. 

Los extraparlamentarios se han ido por las bandas ya que iban a por todas. La señora Chacón del PDeCat ha tenido una discursiva neoliberal, que tumbaba de espaldas, como si fuera un dictado de Artur Mas y se las ha tenido con los okupas y la vivienda arriba y abajo dándole la réplica a la señora de la CUP, Dolors Sabaté, en un tono marcadamente gris. El portavoz de Vox se ha puesto estupendo en el más puro estilo Trump y ha descrito una Cataluña como si fuera un Far West sin ley ni orden. Cuando ha explicado que a su señora madre no la pudo atender un médico por el protocolo covid, el líder de Ciudadanos le ha comunicado el fallecimiento de su señor padre. Y la señora Sabaté ha reclamado el derecho a “la protesta” que por lo visto vulneran los Mossos a los que la señora Chacón ha contestado con asegurarles la protección jurídica a los miembros de las fuerzas del orden.

En las filas independentistas la señora Borràs de Junts per Cataluña le ha propiciado capones con la axila al candidato de ERC. Por lo visto tenia toda la razón del mundo su correligionario el señor Rufián cuando pedía “whisky” para estas elecciones dado lo blandengue de remos que resulta al señor Aragonès. Mientras que en la otra mitad del campo todo el interés residía en saber con quien iba a pactar el señor Illa como si en ello nos fuera la vida a los demás.

Ha sido un espectáculo que ha dejado un sabor a plato recalentado en el microondas, un “déjà vu” mil veces representado con la consabida lista de la compra que iba desde la sociedad de conocimiento hasta las energías renovables y todas las promesas como si fueran los buenos propósitos al comienzo del nuevo año de ir al gimnasio aprovechando que ahora están cerrados. El independentismo habla en sánscrito y se le corta el “all i oli” cuando trata de ligar la recuperación económica con la amnistía y el derecho a la autodeterminación. Es mezclar churras con meninas, pero eso parece importarle poco o nada. Ellos a lo suyo.

No parece que se les haya quitado el miedo del cuerpo a los independentistas por el efecto Illa a pesar de lo que dicen las encuestas y no han tenido muchos reparos en calificarle como “el peor ministro de sanidad de Europa”. Tampoco hace falta sobrevalorarlo tanto.

 

@manueltrallero

 

   

 

Publicidad
Publicidad

7 Comentarios

Publicidad
#7 Neferu, Barcelona, 30/01/2021 - 11:23

¿ Hay vida inteligente en Catalunya, en España ? Pues vista la gestión de la pandemi, del dinero público, cómo viven los políticos, cómo viven los ciudadanos, y cómo van a gestionar los 140 mil millones de la CEE......Yo diría que no, que no hay vida inteligente y, de eso se aprovechan los pastores del rebaño.

#6 Pan con tomate y jamón ibérico, El Trabuco catalán...!!, 29/01/2021 - 20:11

Hi ha vida intel·ligent a Catalunya?

Pues depende del nivel requerido... en la política el máximo es el de Torra/Puigdemont y tenemos por debajo una amplia gama de especímenes. Lluiset Puig, Comín, el de la francofonía, Canadell, el Bonanit, Mojamé, la Rubia, garbancito Aragonés...
Vamos lo que se llama políticos de primer nivel...

#5 Sharp, Tarragona, 29/01/2021 - 18:43

Es lo que hay. Ningun candidato demuestra un mínimo nivel exigible a alguien que quiere gobernar.

por razones de higiene, no suelo ver estois debates.

#4 Oriol, BCN, 29/01/2021 - 17:09

No tinc res personal contra l'Illa (tampoc voto PSC, però és igual), però hi ha una cosa que és evident: si és un bon Ministre de Sanitat, no té sentit que cessi en la situació actual. Si plega de Ministre de Sanitat perquè ho ha fet malament, no sembla que això sigui gaire bona publicitat. Si l'envien aquí perquè està fart de tot... ehem.

#3 Venanci, Vilassar, 29/01/2021 - 16:10

Davant la mesquinesa i mediocritat de l'actual "classe politica" la flor i nata de la inteligencia no es pot ni vol inmiscuir-se entre aquesta banda de desaprensius deslleials. Segurament aquesta posició de mantenir-se al marge amb el temps es podrà considerar com una consequencia greu, pero abstenir-se d'actuar es una protecció al suicidi.