Publicidad
Política · 6 de Julio de 2018. 12:42h.

La ANC admite que van tarde con la independencia

La entidad soberanista quería el Estado propio para Sant Jordi de 2015

La ANC admite que van tarde con la independencia

La presidenta de la ANC Elisenda Paluzie, a pregunta de e-notícies, ha reconocido que "vamos tarde con la independencia". "La quisiéramos desde hace tiempo, cualquier independentista firmaría para tenerla y hubiera firmado para tenerla mucho antes, porque nos estaríamos ahorrando la represión que estamos viviendo".

La entidad defendía en 2015 que Cataluña proclamase su independencia en el 23 de abril de aquel año y que el referéndum para dotarse de una Constitución se hiciera el 11 de septiembre de 2014, coincidiendo con la Diada.

Paluzie ha manifestado que "hace tiempo que la quisiéramos pero hemos ido encontrando obstáculos, estamos mucho mejor, tenemos una mayoría explicita en las urnas por dos veces consecutivas en unas elecciones con récord de participación. Hicimos el referéndum y ahora toca volver a poner agenda política la efectividad de esta independencia".

Publicidad
Publicidad

11 Comentarios

Publicidad
#14 Galba, Bcn, 07/07/2018 - 13:18

Es com el tema "rodalies". La culpa la te Madrid.

#12 Jordi Bonastre Thió, Barcelona, 06/07/2018 - 20:00

L'ANC podria fer autocritica i deixar-se d'expresions que el temps demostra que son falses.
Independència: Sant Jordi de 2015.
Distorsio i accions impròpies respecte del Govern i els partits politics.
1-O: en 48 hores, declaracio d'independència.
27-O: el ridicul de la repùblica dels 8 segons.
I ara, l'ANC vol "implementar" l'1-O....

#11 Purria Separata, Mollerussa, 06/07/2018 - 16:45

Con lo que van tarde es con su ideología trasnochada del siglo XIX, porque lo otro no va a llegar nunca.. jaja!

#9 Flanagan, Tabarnia,el mandat del poble, 06/07/2018 - 15:30

Esas tonterias se las creen los del rebaño,impresionante.

#7 Alejandro, Barcelona, 06/07/2018 - 13:53

¡¡Pues si que van con retraso, vive Dios!! Esque se montaron un cuento de elfos y hadas y siguieron soñando con castillos y princesas, hasta que se toparon con la cruda realidad: que viven en un país real, con una democracia y unas leyes que votó el pueblo entero y que hay que respetarlas.