Publicidad
Política · 31 de Enero de 2021. 15:00h.

¿La Kamala Harris catalana?

¿La Kamala Harris catalana?

Ando dando tumbos a través del streaming y aparezco metido de lleno en Manresa en la Cataluña central. La Cataluña vacía, la Cataluña catalana en contraposición a la mestiza corona metropolitana de Barcelona. Antaño territorio carlista, dónde nació Prat de la Riba, uno de los inventores de la patria catalana y sede en Vic del obispo Torras i Bages artífice del nacionalcatolicismo catalán, en cuya plaza mayor apareció hace tan solo unos días una gran bandera independentista negra con el lema “libres o muertos”, una cosa para levantarle el ánimo a cualquiera que recuerda aquello de “El novio de la muerte” que entonan los legionarios.

En este marco ha llegado la caravana del partido pergeñado por Puigdemont de prisa y corriendo -ojito que Francesc Macià hizo lo mismo en el 1931 y se llevó el gato al agua- para estas elecciones. El presentador del acto ha desbrozado un camino repleto de modernidades desde las universidades hasta la agricultura pasando por el turismo y la biomédica, todo gracias al aplastante predominio del independentismo por estos lares. Todo fetén.

La lista de Junts per Catalunya, para mayor gloria del señorito de Waterloo, se ha convertido en un tótum revolútum, una mezcolanza en dónde se suman sillas con manzanas por mor de la diversidad y la transversalidad del proyecto, un estribillo propio de la canción del verano. En esta especie de Mercadona en dónde se puede encontrar de todo, ha aparecido en escena una de las figuras icónicas de los indepes aquel caballero que con la nariz roja de los payasos se hizo famosísimo por acosar a “las fuerzas de ocupación”. Ha dicho cosas de mucho calado tipo “basta ya represión contra las personas”, aunque la verdad cuesta imaginar una represión contra un limonero o una mesa, aunque en la mili vi como arrestaban a una piscina. No parece que ahora sea el caso.

Precisamente ha sido la alcaldesa de Vic y diputada al Parlamento catalán, la misma que reclamó a los “catalanes autóctonos”, que no hablasen en castellano a gente que “por su acento o su aspecto físico no parece catalana” ha pedido “un reequilibrio territorial” -que traducido del serbocroata quiere decir menos Barcelona y su zona de influencia- mientras que proclamaba el 1 de octubre” como una “fórmula de éxito”. Menos mal porque si llega a ser una fórmula de fracaso no quiero ni imaginarme como estaríamos ahora los catalanes.

En esta variopinta y en ocasiones exótica colección de candidatos que parecen haber sido reclutados por aquello de ser amigos, conocidos o simples saludados de Puigdemont -erguido en un nuevo Savonarola que como éste nos salvara del mal de España con el fuego purificador de la independencia- ha hecho acto de presencia como presidente de este club de fans, su abogado defensor, el señor Cuevillas de quien la verdad esperaba mucho más. Tras escucharle he quedado preocupado porque si este es el personaje que ha puesto en jaque a la justicia española, es evidente que la justicia española es de un medio pelo francamente alarmante. Lo único que ha acertado a decir, a trancas y barrancas, “es que España ha olvidado ser un estado de derecho”.

El señor Jordi Sanchez, presidente de Omnium Cultural, que ahora reclama insistentemente “la amnistía” pero que tras el franquismo fue precisamente una de las escasas entidades catalanas que no firmaron la solicitud de la misma, ha efectuado una intervención monocorde, plana y reiterativa que no ha sido interrumpida por ningún aplauso. Se ha referido al mantra ya conocido de que no hay nada más democrático que poner las urnas y ha proclamado que “somos una mayoría, pero no somos todo el país” ¡Me cachis en la mar salada! Ha dado paso a la estrella de la tarde asegurando que “tiene tanta energía que ha de vigilar de no quedar xuclat [absorbido]”.

La presunta primera mujer presidenta de la Generalitat, más que hacer acto de presencia ha irrumpido como una fuerza desatada de la naturaleza y con su desbordante, y en ocasiones desbordada humanidad. Ha empequeñecido el escenario hasta convertirlo en un espacio liliputiense que apenas podía darle cabida. La señora Laura Borràs luce una sonrisa casi permanente, como un rictus nervioso que le marca unos surcos en la cara, le pronuncia los pómulos mientras los ojos se achinan apenas entreabiertos y parece pronunciar con los labios un “si” inacabable.

Los brazos y las manos parecen tener vida propia, desgajados del resto del cuerpo, queriéndolo abarcar todo y se dirigen hacia los espectadores como si nos fueran a estrechar entre ellos. Es como una diosa madre de cualquier mitología dispuesta a acogernos en su regazo mientras establece un paralelismo entre la emergencia sanitaria y la emergencia democrática en que por lo visto los catalanes estamos inmersos hasta que llegue ella a la plaza de San Jaime. Todos tendremos vacunas y comeremos perdices. Si Pujol en su oratoria remitía al genial Joan Capri, ella rememora a la no menos genial Mary Santpere también provista de un físico y una sonrisa excelsa.

Ha propinado algunos arrumacos y carantoñas cuando ha hecho patente su comprensión hacia un señor que ha propinado “menos urnas y más vacunas” antes de entrar en el acto y se ha puesto en modo ternurita cuando se ha dirigido a una niña que se encontraba en la audiencia y ha recordado las palabras de la nueva vicepresidente de los Estados Unidos cuando proclamo “que ella era la primera [mujer] pero que no sería la última”

Cuidadín, cuidadín con ella.

Publicidad
Publicidad

5 Comentarios

Publicidad
#5 Alfons Maristany, BCN, 01/02/2021 - 16:47

Amic Trallero
Jordi Sanchez es president de la ANC no de OMnium
Es mes que comprensible la seva errada perque son com Zipi i Zape o Hernandez i Fernandez
Una abraçada

#4 Leidy Johanna, Guiriland, 31/01/2021 - 20:13

Mala ya es. Y presunta delincuenta. El único parecido es que ambas son mujeres y poco más.

#3 Alerta amb Barna, Barcelona, 31/01/2021 - 19:13

No sé que li veuen a la Borrás amb aquell somriure impostat al acabar el repertori de frases fetes i repetides, sembla l'anunci d'una clínica dental, i si Erra exigeix menys BCN i més CAT, fet, O.k., CAT per vosaltres, a xupar impostos d'una altra mamella, Barna lliure del "yugo" indepe, a volar i au revoire que dijo Voltaire, Vic Vic Vic

#2 Carlos Gomez, bestia amb forma humana, 31/01/2021 - 18:07

Us imagineu a La Tachenko entrant i sortit de la preso conduint el seu Jaguar ? cafort oi ?

S´endura la minyona alla ? i el caniche ?

I on anira a fer treballs socials ? al Kensington Bridge House ? al CH Carolina Herrera ? Li dedicara El Nacionalpuntcat un reportatge cuqui com els que ens te acostumats el pepeantichisenyora ?

Cafort oi ?

#1 Marcial, Santa Coloma, 31/01/2021 - 17:10

Si laura borrás es la kemala harris, jou biden es el vivales. Bueno, estos dos están más payá que pacá. Puede valer.