Publicidad
Política · 29 de Septiembre de 2022. 12:19h.

Las palabras que desencadenaron la crisis

Batet: "si no hay garantías le pediremos que se someta a una cuestión de confianza"

Las palabras que desencadenaron la crisis

La cuestión de confianza que planteó el presidente del grupo parlamentario de Junts per Catalunya, Albert Batet, al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante el debate de política general ha sido el causante de la crisis de Govern.

Batet dijo en sede parlamentaria que "ante un problema de confianza, ante su respuesta, que necesitamos concreción, si no existe esa concreción, por radicalidad democrática le pediremos si no hay estas garantías y no hay esa concreción, le pediremos que se someta a una cuestión de confianza en el Parlament de Catalunya como hizo el presidente Puigdemont hace seis años".

Esta petición ha desatado una crisis en el Ejecutivo que, de momento, se ha saldado con el cese del vicepresidente Jordi Puigneró por la "pérdida de confianza", ya que, según apuntó Aragonès, "no me informó de las intenciones" de Junts.

Turull ha detallado en una entrevista en Rac-1 que "asumimos la responsabilidad de plantear la cuestión de confianza Laura Borràs, Albert Batet y yo", pero admitió que Puigneró tenía conocimiento de esta posibilidad si bien "no sabía que Batet lo diría en la respuesta a Aragonés".

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#6 Tabarnés puro, Barcino, 30/09/2022 - 08:46

Qué gran fichaje el Batet: todo lo que toca lo convierte en m.

#4 Carlos Gomez, que pasa nen, 29/09/2022 - 15:06

Diuen les males llengües que el cacic i acaudalat pare d´aquest grotesc mamifer va comprar el seu esco amb una generosa donacio a tocateja i a fons perdut a les escurades butxaques del Mao Tse Tung de Waterloo

Que no fara un pare per un fill encara que sigui com aquest

#2 Marc de Vich, Vich, 29/09/2022 - 14:05

Se imaginan a este tros d’home, vendiendo algo, o trabajando en algo, pues ya está todo dicho, desde que nacieron en la poltrona por la gracia del procés, y ya puede decir lo que quiera. A lo mejor se piensan que en la vida real, en que la vivimos la mayoría, sería algo, patético