Publicidad
Política · 24 de Enero de 2019. 22:45h.

“Los del PP no somos los malos"

Xavier García Albiol: “El independentismo no ha hecho autocrítica"

“Los del PP no somos los malos"

Albiol, retratado en el Parlament mientras pasa el portavoz parlamentario del PPC, Santi Rodríguez

Tras más de tres años como diputado, Xavier Garcia Abliol deja el Parlament para intentar recuperar la alcaldía de Badalona. Ganó en las elecciones municipales de 2011, fue alcalde cuatro años. En las últimas volvió a ganar por 15.000 votos, pero una coalición de partidos lo dejó fuera. Con la moción de censura hizo el sacrificio de ceder el puesto al PSC. 

- Usted llegó al Parlament en el 2010, ¿qué ha cambiado desde entonces?

Hemos vivido la etapa más convulsa de la democracia, y seguramente no viviremos otra igual en el futuro. Personalmente me hacía mucha ilusión llegar al Parlament y trabajar por mejorar el día a día de todos los catalanes, desgraciadamente, los partidos independentistas han secuestrado las instituciones durante muchos años y solo se han dedicado a hablar del procés y han dejado totalmente abandonados a los catalanes.

- ¿Con los de la CUP se saludan? Están separados sólo por el pasillo central.

Nunca hay que perder las formas, con algunos miembros del grupo parlamentario sí que nos saludamos.

- ¿Y con los de JxCat? Miquel Iceta reveló en una entrevista en Rac1 que Eduard Pujol y Albert Batet no le hablan.

Soy una persona educada y me gusta saludar a todo el mundo. Es cierto que con algunos diputados tengo más relación que con otros, pero me saludo con la mayoría.

- Ustedes, en teoría, son los malos del Parlament: siempre se refieren a PPC, PSC y Ciudadanos como “el bloque del 155”.

Para nada somos los malos. Somos los que defendemos, y con orgullo, a la mayoría de catalanes. En Catalunya algunos intentan ponernos la etiqueta de “malos” a los que nos sentimos catalanes y españoles, eso es lo que llevan intentando los partidos independentistas durante mucho tiempo y es evidente que no lo van a conseguir. Mal que les pese, yo soy tan catalán y español, como los independentistas también lo son.

- Cree que Catalunya será independiente: dijo que si el Estado no hacía nada lo sería “en 15 años”.

Dependerá de la fortaleza del gobierno de España. Ahora mismo tenemos un presidente que no para de hacer concesiones a los partidos independentistas, y eso es muy peligroso. Desde el primer momento advertimos que los votos independentistas para acceder a la presidencia del gobierno no iban a ser a cambio de nada. Y a los hechos me remito. Tengo claro que con un presidente del gobierno fuerte, con las ideas claras, y que sepa que hay cosas que no se pueden  aceptar de ninguna manera, como ha sido siempre el del Partido Popular, la unidad de España no estaría en riesgo. Con un presidente del gobierno como Pedro Sánchez, que cede constantemente a las humillaciones de los independentistas, el futuro va a ser complicado. 

- ¿Qué papel ha jugado TV3 en el proceso? 

Fundamental. TV3 ha sido el gran instrumento de movilización del independentismo, ha sido su principal estructura de estado. Para mí es inaudito, y una vergüenza, que la televisión pública, la que pagamos todos los catalanes, no solo los independentistas, no tenga límites a la hora de distorsionar la realidad y asumir como “objetivo” el relato de los partidos independentistas.

- ¿Puigdemont hubiera convocado elecciones si usted no hubiera hecho aquel tuit diciendo que el 155 se aplicaría igual?

Pretenden hacernos creer que sí, pero la realidad es que Puigdemont no tenía ningunas ganas de convocar elecciones. Ni su partido quería, ni ERC le dejaba, ni era lo mejor para seguir presentándose como el abanderado del supuesto camino hacia la independencia. Si hubiese tenido la intención de convocar elecciones, lo hubiese hecho.

- El independentismo apenas ha hecho autocrítica.

Ni creo que lo hará. Día sí día también asistimos a sus peleas, desencuentros, acusaciones cruzadas y aquí no pasa nada. Pero para mí lo peor no es eso, lo peor es que mientras la actualidad política se basa en sus peleas internas, asistimos a la paralización absoluta de Catalunya, con unos servicios médicos totalmente colapsados, con una huelga de taxistas que paraliza Barcelona durante días ante la inacción de los dirigentes políticos o miles de escolares que siguen estudiando en barracones. Las prioridades, para algunos, es evidente que no es mejorar el día a día de los catalanes. 

- ¿Y el PP? ¿Qué hizo mal el gobierno de Mariano Rajoy?

El gobierno de Mariano Rajoy afrontó con valentía y firmeza la situación de Catalunya, la más difícil sin duda de las que se han afrontado en democracia en España. Nunca le tembló el pulso ante aquellos chantajes que propusieron los partidos independentistas y, ante el desafío que se vivió en el Parlament en septiembre de 2017, se aplicó por primera vez el artículo 155. Personalmente yo siempre me manifesté a favor de que esta aplicación no fuese únicamente para convocar elecciones, como en su momento exigieron Ciutadans y PSC. Creo que debería haber sido más extenso en el tiempo y haber abordado competencias como la seguridad o los medios de comunicación para restablecer la normalidad en Catalunya. 

- ¿Ve una salida al proceso?

Solo hay una: recuperar la normalidad institucional, la tranquilidad social y volver a trabajar todos juntos por Catalunya. Y no hay mejor manera de conseguirlo que aprovecharnos del gran país que es España y de todas las posibilidades que tenemos al formar parte de Europa. Todo lo que se salga de ahí, será volver al enfrentamiento, a la parálisis, a abandonar a los ciudadanos y al empobrecimiento de los catalanes y de Catalunya. 

- Hay una parte de Catalunya, el 47%, que difícilmente se reconciliará con España. 

No es verdad, eso es lo que pretenden los partidos independentistas con su discurso del odio a todo lo que sea español. En Catalunya no hemos tenido problemas de convivencia hasta que las mentiras independentistas, repetidas hasta la saciedad por los medios de comunicación públicos, se hicieron hueco en una parte de la población. Los partidos constitucionalistas tenemos que saber contrarrestar este falso relato. Insisto en que no podemos tener una sociedad dividida y enfrentada, tenemos que dejar atrás esa etapa gris de nuestra historia más reciente y entre todos volver a hacer de Catalunya ese motor económico y social, que ha sido durante años tanto en España como en Europa.

- ¿La situación puede empeorar? ¿Podemos llegar a las manos?

Puede empeorar porque se está bordeando una línea muy peligrosa. El gobierno de Pedro Sánchez, con tal de seguir una semana más en Moncloa, está haciendo concesiones que, a medio plazo, se verán que no son asumibles. Espero que nunca lleguemos a esa situación que usted describe, la de llegar a las manos, porque significará que los catalanes nos enfrentamos entre nosotros por las mentiras que algunos han hecho creer a una parte de la población.

- El PP, en Catalunya, no está para tirar cohetes: cuatro diputados en el Parlament creo que es el peor resultado de su historia. 

Lo es, y está claro que alguna cosa no hemos hecho bien. Pero tenemos muy claro que, a veces, las decisiones se tienen que tomar por el bien del país y no por el bien del partido. Probablemente eso nos ha llevado a la situación que tenemos en estos momentos, pero estoy convencido que poco a poco vamos a ir recuperando a todos esos catalanes que saben que en el PP van a encontrar un partido con las ideas claras, que no cambia de opinión según las encuestas, y que no se va a cansar de defender la unidad de España ni a ceder en nada ante el chantaje de los partidos independentistas.

- Tengo una teoría personal: el votante del PP pedía un 155 con más caña. Acabó votando a Ciudadanos.

Pero fue Ciudadanos precisamente quien exigió que el artículo 155 se aplicara sólo para convocar elecciones. Primero no lo querían convocar y luego, cuando ya era un clamor, lo querían sólo como un instrumento para llegar a las elecciones. Creo que gran parte de los votantes de Ciudadanos se sintieron engañados al día siguiente de las elecciones al ver que su voto no sirvió para nada porque, a pesar de ser la primera fuerza política, Ciudadanos no hizo nada, no dio un paso adelante para que la legislatura arrancase y de esta forma dio todo el tiempo del mundo a los partidos independentistas para seguir utilizando el Parlament a su antojo.

- Tiene que ser duro ser militante del PP en Catalunya. 

Lo es, pero afortunadamente somos muchísimos los hombres y mujeres en toda Catalunya que, en cualquier ciudad o en cualquier pueblo, defendemos con orgullo nuestros valores y nuestras ideas. /Una entrevista de Xavier Rius.

Publicidad
Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Lauridsen, Barcelona, 25/01/2019 - 08:24

Una de las principales características de todo RADICAL es precisamente ésta: la falta de autocrítica. La tendencia es autofagocitarse en su propia radicalidad. El proceso ya se ha iniciado y sólo hay que dejar pasar el tiempo y dejar actuar a la justicia. EL FRUTO ESTÁ MADURO