Publicidad

El director general de reforma horaria cobra más de 77.000 euros

Otro chiringuito

Alexis Serra, director de la Oficina para la Reforma Horaria

La Generalitat dispone desde enero de 2019 de un director general de reforma horaria aunque la Generalitat arrastra la supresión del cambio de hora de verano y de invierno desde el año 2015. El Govern consideró necesaria la creación de una oficina para la reforma horaria a principios de 2019, poniendo bajo la dirección de la oficina a Alexis Serra. El director de la Oficina para la reforma horaria de la Generalitat, percibe 77.672 euros anuales de las arcas públicas por "coordinar las políticas en el ámbito de la organización y los usos de los tiempos de la vida cotidiana".

La reforma horaria no es un tema nuevo en la agenda política catalana. De hecho, el expresidente de la Generalitat, Artur Mas, ya presentó el 20 de julio de 2015 el Consejo Asesor para la Reforma Horaria (CARH) y confiaba en que "en 2016 sea el inicio de la reforma horaria". El entonces presidente del Govern defendió la iniciativa como una fórmula para tener una "vida mejor organizada" y "vivir mejor".

El reto que se fijó Mas era "lograr hacer entender a una parte importante de la sociedad que cuando hablamos de mejores condiciones, de vida más bien organizada, en definitiva estamos diciendo que esta reforma horaria es para vivir mejor".

El Ejecutivo catalán nombró a Ferran Mohedano presidente del Consejo Asesor para la Reforma Horaria en octubre de 2015 para intentar modificar los horarios y conseguir el ideal de 8 horas de trabajo, 8 de ocio y 8 de descanso sin resultado.

El Parlament también nombró en febrero de 2016 a los diputados que debían redactar la proposición de ley de reforma horaria en una ponencia conjunta. La ponencia debía elaborar una ley de horarios que aplique las diferentes medidas de impacto y de regulación del cambio horario con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente en cuanto a la conciliación de la vida laboral y personal.

El entonces secretario general del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Josep Ginesta, culpó a las infraestructuras de no tener reforma horaria en junio de 2016. "La única barrera que tenemos para hacer la Reforma Horaria son las desastrosas infraestructuras que hacen llegar tarde al trabajo a miles de trabajadores", afirmó.

A pesar del compromiso del Govern para adaptar los horarios de Cataluña con los europeos, la televisión pública catalana continuó programando sus espacios estrella a partir de las 22 horas. De hecho, la serie 'Merlí', dirigida a un público juvenil, emitía alrededor de las 22:30-22:45 horas y finalizaba pasada la medianoche.

Publicidad
Publicidad

18 Comentarios

Publicidad
#18 Tirant, Bcn, 08/11/2020 - 19:45

Algun investigador o periodista recopilarà un dia tots els xiringuitos que no serveixen per a res però que la Generalitat té muntats per col·locar i pagar amb grans sous a amics i companys de partits? ... Nepotismo i corrupció tercermundista al màxim a la "Dinamarca del Sud" ...

#17 no soy nadie, barcelona, 08/11/2020 - 19:03

Si es que soy imbécil, ¿por qué no me metería en política y me tragaría la moral y el orgullo?

#16 Benet S., Barcelona, 08/11/2020 - 10:20

Fa quaranta anys que el pujolisme ja va inaugurar el sistema clientelar pels amiguets, familiars i sumisos fidels a la causa de la caixa plena. Aquests bandarres d'ara tenen la formació d'aquella escola i com a alumnes aplicats cada dia que poden posen cullerada a l'ampliació de la corrupció. La vergonya profunda es que la gent calla i els vota

#15 Menjamela Grandi, Anapurna, 08/11/2020 - 10:19

Vamos, más de cinco años mareando la perdiz. Y ahora con la excusa, a soltar la mandanga a otro más que se lo va a llevar crudo sin ningún resultado beneficioso para nadie más que para el agraciado y su familia. Y la gente yéndose al paro y los comercios y las empresas cerrando. La madre que los p...

#14 J. de Ubrique, Barna, 08/11/2020 - 10:08

El gran torero i filòsof d'Ubrique ja va dir que "lo que no puede ser no puede ser y además és imposible", doncs la Generalitat ho ha fet possible: Dos milions de ximplets que voten uns tios que creen xiringuitos com aquest. No es tracta que es muntin càrrecs absurds, el problema rau en que hi ha dos milions de "gilipollas" amb dret de vot.