Publicidad
Política · 2 de Agosto de 2014. 12:15h.

Rull, el pararrayos

El exlíder de la JNC se hace cargo de CDC en el peor momento

Rull, el pararrayos

Una imagen de archivo de Josep Rull con Artur Mas en el Parlament

Josep Rull (Terrasssa, 1968) ha llegado a número dos de Convergència -tiene que ser ratificado en el consejo nacional del próximo 6 de septiembre- en probablemente el peor momento del partido: después de que Jordi Pujol confesara la existencia de dinero de su familia al extranjero. Desde entonces es el encargado de dar la cara por el partido -ha dado entrevistas ya a La Vanguardia, El País, el diario ARA- y de intentar levantar la moral de la tropa.

La renuncia, unos días antes, de Oriol Pujol a la secretaría general y al escaño debido al caso ITV también ha facilitado el terreno, pero Mas ha decidido también ponerlo al frente de la organización del partido por ante otros candidatos como podían ser Jordi Turull o Lluís Corominas.

Rull ha llegado arriba de todo, o casi arriba de todo, casi 30 años después de haber ingresado en la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC), plantel otros dirigentes del partido como el consejero Germà Gordó, la diputada Meritxell Borràs o el director general de Comunicación del Govern, Jordi Cuminal.

El hecho de hacerse con las riendas del partido lo sitúa también en las quinielas de sucesión en caso de una retirada prematura de Mas aunque, en este caso, hay también otros aspirantes al Govern como el consejero de Presidencia (Francesc Homs), el de Territorio (Santi Vila) o el mencionado Germà Gordó (Justicia).

Rull, licenciado en Derecho, ha hecho aun así casi toda la carrera en la política después de colaborar en los servías jurídicos del ACM (1993-1995). Su primer cargo institucional fue como responsable de relaciones institucionales de la Junta de Residuos (1995-1997).

Ingresó en la JNC el 1986 y, tres años después (1989), en CDC, cuando tenía 25. Entre el 1994 y el 1998 fue secretario general de la organización juvenil. Regidor del Ayuntamiento de Terrassa desde el 2003, con Pere Navarro de contrincante; fue escogido diputado el 1997.

En aquella legislatura fue la cruz de Quim Nadal como portavoz a la Comisión de Política Territorial. En 2010 todo el mundo lo hacía consejero o con responsabilidades importantes a la Generalitat, pero él prefirió continuar en su oposición a Navarro con la vista puesta a la alcaldía. Ahora, las obligaciones políticas han pasado por encima de su sueño de ser alcalde de Terrassa.

Publicidad
Publicidad

18 Comentarios

Publicidad
#14 Pocarroba, Girona, 04/08/2014 - 16:41

Per redreçar una mala situación com ara la del partit convergent no n'hi ha prou amb qualsevol de "medio pelo".

#13 Un ALTRE, BCN, 03/08/2014 - 16:35

QUIN MARRONAS! L'ultim que queda sempre es el que li toca pagar el beure de tots!

#12 Ernesto, Vilassar, 03/08/2014 - 12:17

Rull, Turull i Homs me recuerdan a la banda del Titanic, que sigue tocando sin inmutarse mientras el barco se hunde.

#12.1 The morning after, Murmansk, 04/08/2014 - 16:38

Ni de lluny, el Titany surava molt més.

#11 somalilandiano, barcelona, 02/08/2014 - 21:55

Mas, la UDEF, y finalmente Rull. No quedarán ni las cenizas de Convergencia.

#10 dissabte, barcelona, 02/08/2014 - 19:42

Bona Rull. Ànim, endavant! Comença un temps nou.