Publicidad
Política · 26 de Enero de 2021. 13:14h.

"¡Votad malditos, votad!"

"¡Votad malditos, votad!"

Y en el principio fue el verbo. Torra sentencia la legislatura hace un año, pero no convoca. Se guarda el as en la manga para que su señorito de Waterloo gane tiempo para su causa. Es lo que tienen los capataces, son unos mandados. Monta una guerrita de pancartas colgadas en el balcón de la Generalitat, un espacio sagrado, un “lieu de memoire” que Antonio Baños (de profesión ser noticia) y Cia. profanan puño en alto. La pancarta yace en el Museo de la Patraña de Cataluña haciendo juego con la pluma con que firmó Artur Mas para convocar el 9-N. Baratijas de su vanidad que el tiempo arrumbará en la papelera de la Historia. El resto también lo es. Torra, un patriota de salón, hace mutis por el foro y deja el gobierno como un pollo sin cabeza, peleados los socios como Roma y Cartago. 

La pandemia hará el resto y colocará a cada uno con cada cual y a todos en su sitio. Del España nos mata y del Madrid al cielo se pasará a la consejera de salud la señora Vergés haciendo pucheros en vivo y directo en TV3 al despedirse de sus allegados confinados y acabará con “los ovarios hinchados” Es, por lo visto, la feminización de la política. Alea jacta est. Se pone en marcha el reloj. 14-F es la fecha señalada. Tic-tac, tic-tac…

Sánchez, de profesión sobreviviente, se coloca las gafas de sol de aviador y va de farol. Mueve ficha y pone a la cara más conocida en cualquier televisor como candidato del PSC. Es el llamado “efecto Illa” que hace saltar el tablero y cundir el pánico entre los indepes de que sí, de que viene el lobo. El ministro de sanidad con la misma expresividad que Buster Keaton en El Maquinista de La General logra el consenso: todos contra él. La están haciendo la campaña gratis et amore. Algo tendrá cuando tanto le quieren.

Alguna mente pesante -no se rían, por favor- cae en la cuenta que no está todo perdido y echan mano a los informes de los expertos en el bicho que son como los principios de Groucho Marx, vamos que sino les gustan a los mandamases, tienen otros. Aplazan las elecciones y vuelve a reproducirse “el efecto Illa” un eficaz tres en uno que todo lo cura. Tras un contubernio nocturno y con alevosía se perpetra un decreto que es una auténtica fechoría y un desaguisado. Ningún partido político se atreve a recurrirlo no fuera o fuese dicho que alguien les acusara de traidores así que lo hacen por persona interpuesta.  La historia la hacen los valientes, pero la escriben siempre los cobardes.

El TSJC manda a la Generalitat comerse con patatas la ocurrencia de la suspensión, lo que La Vanguardia califica en portada como “demora” tal que si fuera el retraso de un tren por causas ajenas a la empresa. Los indepes amagan con el boicot, pero pronto caen en la cuenta que les va la soldada en ello y con las cosas de comer no se juega. Así que ahora estamos en una convocatoria sub judice a expensas de la sentencia definitiva.  No sé a qué novelistas - ¿Jordi Amat, por ejemplo? - se le hubiera podido ocurrir una trama semejante, pero en Cataluña siempre hoy es peor que ayer pero mejor que mañana.

Las listas electoras se hacen y deshacen como le ocurría a Penélope con su vestido que de día lo tejía y de noche lo deshacía. Ha habido fichajes de relumbrón como la sufrida Anna Grau por Ciudadanos que a este paso se van a comer menos roscas que el caballo de Atila en Marbella, tras haber conseguido un millón de votos y que la señora Arrimadas se diera al pario a Madrid con viento fresco. O el caballero que con cara de Pedro Picapiedra de aquella serie de dibujos animados ambientados en la prehistoria ha causado baja en team dream de Puigdemont por llamarle “puta” a la señora Colau, alcaldesa de Barcelona. Lo de “limpieza de españoles” que también preconizaba el susodicho ha quedado relegado al segundo párrafo de la noticia. Hasta ahora, por lo visto, nadie se había enterrado de ese ejercicio de odio que practican los indepes a horas convenidas. El cinismo es un narcótico que conviene tomar a pequeñas dosis sino puede ser letal.

¡Tachín, tachan! Está todo a punto para empezar la campaña electoral vía plasma, que tanto criticaban a Mariano Rajoy, con la espada de Damocles de una suspensión in extremis, telemática, a distancia con medidas de extrema excepcionalidad. Pero ¿acaso hay algo que no lo sea en Cataluña? / Manuel Trallero

Publicidad
Publicidad

4 Comentarios

Publicidad
#4 Sharp, Tarragona, 27/01/2021 - 11:35

Trallero condenado al silencio pooir mneterse con la "famiglia", siempre aporta un toque entre ironico , disciplente y caustico a los temas que toca. Sus cronicas a las sesiones del "Pocess al Proces" en gronica Global deberian ser de obligada lectura.

#3 Barretina a rosca, Black hole, 26/01/2021 - 20:35

Se agradece el Diari de campanya.

Si me permite el Sr. Trallero, las elecciones el 14F no lo veo claro todavía, algunos pedían la dimisión de Illa y ahora que se va también lo critican. Me temo que lo del plasma no se cumplirá porque ya están diciendo que los políticos se puedan salta el confinamiento para dar los mítines (ya empezamos!).

#2 Benet S., Barcelona, 26/01/2021 - 15:21

L'article es digne d'elogi, la pluma d'en Trallero ha clavat fidelment la trista realitat provocada per la banda de delinquents que tenen segrestades les institucions des de fa anys. Amb el curriculum que tenen els sediciosos dificilment es pot superar un nivell de tanta baixesa com la que ells gaudeixen. Sens dubte el 14F cal expulsar-los

#1 JOSEP EL AVI DE CARDEDEU, NOVOTEU .MALEITS ,HUS ENGANYEN, 26/01/2021 - 14:53

EL COVID-19 ,És la EXCUSA PERFECTA Pata AMAGAR EL FRACÁS de un MAL y INITIL GOVERN CATALÀ . A Fracasado con la Pandemia i te un gran Fracás amb la Economia de Catalunya la porta a la rruina EL COVID-19 ES LA EXCUSA FAN SERVIR POLITICS COVARDS I FRACASATS ..Son aquels que TENEN EL MALSON DE LA PUJADA DE LA ABSTENCIÓ ..